martes, 21 de febrero de 2017

Una serie de pensamientos desdichados.

VIII

La nocturna calma me perturba,
el silencio desespera a mis entrañas,
la niebla nace del infinito
y el cielo se nubla...
El frío cae en esta noche de invierno,
la lugubre poesia se vuelve mi destino.
sigo solo... caminando por las vias del tren,
esperando a la luz que me lleve a la oscuridad eterna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario