viernes, 14 de febrero de 2014

                                       Parte 1.- La Jaula.

He despertado.... solo... en un lugar muy desolado, está lloviendo intensamente y no hay rastros de que haya alguien en este lugar, no se que me ha pasado, el mundo me ha abandonado, cae agua por todos lados, hay derrumbes, es todo muy raro y extraño. Nunca había estado en este lugar tan lúgubre, todo está muy oscuro y hay enormes estatuas, por un momento mi mirada me guió hacia ellas y pensé que me estaban observando.. aquello me causó mucho miedo y me aparté de ahí. Contemplo a mi alrededor, necesito buscar algo que me saqué de aquí, cuando de repente miro el suelo y encuentro unos pequeños, delicados y rosados pétalos... lo primero que pienso es tomarlo para ver donde hay rosas en este lugar tan húmedo y oscuro. Aquel pétalo me causó mucha ternura, llevé segundos en contemplarlo como si fuese la joya mas hermosa del mundo, cuando de repente encuentro otro pétalo en el suelo, sigo mirando para ver si hay mas y mi mente no me falló, es un camino que guía a algo. A medida que sigo el camino de pétalos, encuentro un liquido negro en el piso... no se lo que es, pensé, cuando de repente un rayo ilumina aquel pasillo y logré ver lo que era... Sangre... empiezo a horrorizarme de este lugar; ¿Cómo puede haber sangre en este lugar si no hay absolutamente nadie?. Avanzo horrorizado y veo que el camino de pétalos me guiaba a otro camino, el de sangre, muy asustado, presiento que debo seguir aquel camino de sangre... aquel pasillo es muy largo... llueve incesantemente aun... dudo que quiera detenerse esta lluvia maldita, digo en mi interior... sigo caminando por aquel pasillo inmenso, cuando observo que la señal de sangre sigue hasta el ansiado final de ese oscuro y lúgubre pasillo. He llegado por fin al pasillo y lo observo muy bien, cuando misteriosamente empiezo a caer, mi vista se nubla, y algo extraño me atormenta... en aquel momento solo pude formular una pregunta: ¿Que es lo que me está pasando?, ya no puedo sostenerme, intento esconderme, intento todo pero no puedo moverme... lo que me está atormentando casi me está matando, siento que es el fin.

De pronto, todo el tormento desaparece, todo lo que me estaba pasando, desapareció... esto es demasiado extraño pensé... seguí contemplando la sala donde estaba, también veía aquel pasillo donde caminaba, fue muy deducible saber que estaba en la entrada principal de lo que parece una casona o un castillo, vi una puerta inmensa al lado izquierdo saliendo del pasillo, creo que lo mejor que puedo hacer es examinarla para ver si es la salida... comienzo a mirar, comienzo a examinar y definitivamente es la salida, empiezo a buscar algo para tratar de abrirla, pongo mis manos encima y nuevamente el tormento empieza, no puedo moverme, mi vista se colocó negra.. intento penetrar en aquel tormento, intento averiguar algo, ya todo me desespera... logro ver una visión de algo en mi mente, quiere salir, es como si tuviese algún pasado horrible, es un karma que enloquece mi mente, me perturba hasta el alma, de repente, escucho algo detrás mio, escucho en mi espalda una respiración trastornada, siento pasos también de alguien o algo, comienzo a sudar, la adrenalina sale en cada gota de sudor, el miedo crece, me doy vuelta para ver que es lo que está pasando y no hay nada, absolutamente nada... y pienso, mi mente está jugando conmigo y logra engañarme, vuelvo a mirar el piso para seguir la marca de sangre, mientras camino, observo otro pasillo... esto ya me está matando del miedo, creo que es el único camino que hay, intento avanzar... ¡Esto es horrible! exclame, tratando de desahogarme un poco de todo, cuando de repente escucho un grito pidiendo ayuda y auxilio... mi cuerpo se congeló por completo, yo y mi mente solo nos escondimos, por suerte había un armario... me posee el miedo y la paranoia... abro una de las puertas del armario para ver que sucede, mi corazón late a mil, estoy sudando a mares, y ese escalofrío mata mi piel... creo que no hay nada afuera, creo que puedo seguir avanzando... salgo de mi escondite y diviso puertas en ese pasillo muy poco iluminado.. cuando de repente se abre una puerta, el miedo vuelve, ya estoy lejos del armario, no se que hacer, no puedo esconderme... al principio supuse que podía ser el viento, pero cuando me asomo por el marco de la puerta, veo que la habitación no tiene ventanas, lo bueno es que si está muy iluminada, es una pequeña sala biblioteca... cerré la puerta y descansé por un momento, la chimenea estaba muy agradable pero el dolor de cabeza que sentía era insoportable, me siento inestable....

No hay comentarios:

Publicar un comentario