sábado, 13 de julio de 2013

Sälve Lüzzel!

-Arcänaëndel-

Salve Luzzel,
hermosa muchacha del norte,
recuerdo tu pelo,
negro como la obscuridad,
brillante como una estrella
y largo como los bosques de tu gente.
Recuerdo la primera vez que te vi,
el viento soplaba tu cabello
como las velas de un navío.
Miré en tus ojos,
azules como el mar,
hermosos como una rosa,
en ellos vi la vida,
en ellos me sentí seguro.
Tu cara me parecía familiar,
extraña pero muy familiar...
la recuerdo como si te conociera
de toda la vida,
blanca como la nieve
espesa de la montaña de Lomores,
tus labios,
rojos como los arboles de Levonoth,
suaves como la sangre...

Una vez te prometí,
que nadie nos separaría,
que nadie iba a romper
el inmenso amor que sentía por ti, 
pero te traicioné,
rompí tu confianza,
falté a mi promesa...

Y ahora,
todo lo hermoso
que veía en tus ojos,
se ha transformado en odio,
venganza,
inseguridad,
tristeza
y amargura.
Corrompí tu alma,
tu ser,
tu esencia...

Por mas de treinta años,
estuviste encerrada,
jurando destruirme,
pero el karma
de aquella traición
me tortura,
me desgarra la mente,
la daga de la traición
atraviesa mi corazón,
ese corazón
avergonzado,
lúgubre, 
cobarde
y miserable...

Contigo,
mi corazón se vuelve luz,
esperanza,
vida
y alegría,
por una vez en la vida
mi corazón toca la paz
que solo tu causas con tu ser,
solo tu tienes la llave
al corazón de Adramelejch.

No hay comentarios:

Publicar un comentario